> Los vecinos participaron ayer en el pleno ordinario del Ayuntamiento y se concentraron a las puertas.
> El alcalde se reunirá con ellos para intentar llegar a un consenso pero, en principio, no descarta la plantación de las palmeras.
> Las moreras de la Iglesia caleña se mantendrán y se sembrarán más en otras zonas.

La polémica en La Cala del Moral por la tala de los árboles de la avenida principal no para. Los vecinos no se cansan y ayer mismo se personaron en el pleno ordinario del Ayuntamiento para hacer uso del escaño 22. Al mismo tiempo, otros tanto se concentraban en la puerta del Consistorio.

Pese a que gran parte de los árboles de la avenida ya no siguen en su lugar -casi ninguno-, las quejas no se apocan. En el salón de plenos intervinieron dos vecinos de la plataforma #lacalanosetala exponiendo los argumentos que vienen defendiendo desde hace más de una semana en las concentraciones y ante diversos medios de comunicación locales, autonómicos e incluso nacionales. Si, nacionales.

Pero el alcalde, Francisco Salado (PP), sigue respaldando la decisión del equipo de gobierno. Si bien es cierto que los vecinos no paran, los trabajos tampoco lo harán: “Creemos en este proyecto porque es lo mejor para La Cala y porque ha sido una reivindicación de los vecinos durante muchos años”. Y además, asegura, son obras necesarias por los daños causados por los árboles sobre el acerado y los servicios.

El máximo mandatario también ha anunciado que no va a renunciar de primeras a la colocación de las palmeras coco plumoso previstas, ya que forma parte del Plan Director de Arbolado que cuenta con asesoramiento técnico y que fue aprobado por unanimidad por la Corporación Municipal. No obstante, el máximo mandatario ha insistido en que quiere reunirse con los vecinos “e intentar llegar a un consenso que satisfaga a todas las partes”.

De momento, según ha adelantado, las moreras que hay frente a la Iglesia caleña se mantendrán donde están y se sembrarán otras tantas en las zonas que digan los vecinos “siempre y cuando no levanten los acerados”. Quizás este sea un primer punto de acercamiento a las quejas vecinales.

El Ayuntamiento también ha querido recordar que en el último año se han sembrado en el municipio un total de 1.200 árboles a través del citado Plan Director. 

La crisis moreras vs palmeras continúa. Habrá que esperar para saber como se resuelve el conflicto.

Compartir